lunes, octubre 31, 2005

Te voy a buscar una pelotita de estambre
Que pedo…
Como estoy batallando para escribir últimamente. Si antes tenía diarrea mental para bloggear, supongo que ahora estoy estreñida.
Las pendejadas no me fluyen con tanta facilidad como antes. No se si le di muerte etílica en Orlando a las pocas neuronas que me quedaban.
Voy a intentar hacer el acostumbrado relato del fin de semana, el cual empezó desde el jueves para mí.
Dos botellitas de vino en muy buena compañía. Buena plática, besitos y una buena borrachera.
El viernes desperté con ese conocido sabor pastoso en la boca.
Pase todo el día con dolor de cabeza, y quejándome de la espantosa cruda que tenía. Pinche vino barato… pero no aprendo.
En el trabajo no pude hacer nada por la cruda (that’s my excuse), más que hacer reír a mis compañeros con las idioteces que digo cuando ando cruda/peda.
-Ay pinchi wera eres bien malhablada… no te aguantas!!!

Saliendo, fui en chinga loca a los tacos de pescado; me chingue dos y una cerveza y ni así me aliviane. Ya empezaba a sudar, y oler a alcohol cual teporochita… en esos casos lo único que se puede hacer es dormir.
Según iba salir en la noche pero me ahuevone.
Sabadito y a trabajar. No hay nada que me cague más que trabajar en sábado, pero ni pedo... a veces no se puede tener todo.
Salí temprano y tire la hueva un poco… luego empecé con la cervecita para entrar en ambiente pa la noche.
Puse un poco de Outkast para el tradicional baile en los calzones mientras me pinto y me peino.
Iba ir una fiesta en Rosaro, de disfraces y como no ando muy creativa estos días me disfrace de gato… orejitas y colita, muy mamoncita.
Le hable a mi compa Elsa, que no había visto en mucho tiempo para que me acompañara porque no quería llegar sola al party.
Llegamos a un bar local a hacer el precopeo, y ya nos fuimos al party, pero nos aburrimos un poco, porque había puro ruco y cuando llegamos ya todo mundo andaba hasta el culo… mejor nos regresamos al bar. Allí perdí noción del tiempo y de mí. Me puse un borrachera muy mal pedo… ya no aguanto igual… pinche hígado esta súper fuera de condición… nada que hacer más que ejercitarlo para que vuelva a estar en tip top shape.
El domingo me la pase cuidando a mi sobrino y lo regrese a Ensenada, donde mi hermano me invito a comer al taco del huitzilopoxtli… no mames que rico… chilitos en nogada. No me tome el changuirongo, solo por la cruda que traía, ya será pa’ la otra.

No hay comentarios.: