lunes, mayo 10, 2004

What the Blog?!
Utah... bueno, nice new blogger interface, y yo contemplando cambiar el template, pero me puse a pensar un poco y dije... de que chingados me sirve tener un nice new template, si ni posteo. He sido un lazy blog user lately, I was just feeling a little unimpressed.
Enough of that though, nothing like a little quality weekend time to get you back in the groove of things.
Viernecito de cerveza e idas a las luchas canceladas. “Vamos al beis mejor”...
Ya tenia todo disque organizado y en cuestión de un par de llamadas se disolvió todo el plan. So, allí me tienen, sentadita en la casa esperando que fulano y mengana me hablen para ver en donde fregados andan, when I thought to my self “girl, you need to get your but off this couch and tell those mofos to fuck off”... ya no esperé a nadie y mejor me fui al cine.
Había un grupo de amigas ya esperándome allí. Me senté y empecé a dar mi explicación de porque no fui a las luchas:

“.... y los mande a todos a la verga”

Un señor de la fila de abajo me volteó a ver, como si se lo hubiera dicho a él. Le sonreí y le cerré el ojo.
La película terminó y cada quien pa su casita. En lo que me tomé tres cervecitas, llego otro amigo y me fui a una fiesta en una casa que no conocía... más bien, una fiesta llena de gente que no conocía, excepto por mis compas. Había un barril, buen sistema de sonido, cinco chivos y un perro.
La música por lo general fue pasable, pero de repente pusieron la canción flavor of the week: “mese, mesa, mesa que más aplauda...”
Shoot me now.
En las 2 o 3 horas que estuve allí la pusieron cuatro veces!!!!
Bueno, yo siempre he dicho, there’s no accounting for taste.
Desperté el sábado con la canción esa en la cabeza. Me solía pasar lo mismo con la canción aquella de Chumbawumba, de hecho, me salía del bar mejor, con tal de no escucharla, porque si no, la traería en la cabeza por los próximos tres días.
Hasta el último momento del sábado antes de cerrar los ojitos seguía escuchando “za za za”. Afortunadamente, conseguí el disco nuevo de los Invisibles y lo escuche el domingo, rumbo a Ensenada, y como que con eso ya se esfumó la canción de la mesa que más aplauda.
Pase el domingo en San Antonio de la Minas con mi familia, celebrando el día de las madres, porque yo si tengo.
Ya de vuelta en Rosarito, me detuve en casa de mi comadre porque era el cumpleaños de su niña.
No hubo pony este año, pero si había piñata, peleas con Katanas, caguamitas, y mistery green jello surprise que preparo la Lore.
Llegue a mi casa muy cansada, pero muy contenta, con la panza llena de cerveza y mi bolsita de dulces.

No hay comentarios.: