martes, septiembre 02, 2003

Deep Thoughts
by Aislinn Puig

El instinto vale verga. Siento el uso del lenguaje, pero es la mejor palabra para describir como me siento esta mañana. A veces pienso que soy hombre con tetas, porque no puedo controlarme en cuanto a contacto físico. Como es que en mi cabeza puedo estar diciendo “no”, pero estar gritando “SI, SI SI” con todo lo demás. Se supone que como morras tenemos más control. Ni madres! Y no me malentiendan, no estoy diciendo que me arrepiento, o que no me la pase bien, pero creo que no fue la decisión más sabia en ese momento.
Hace poco tuve una crisis por una situación con un exnovio, y jure que ya no iba andar de cabrona, porque por eso me encuentro en estas situaciones; pero me estoy dando cuenta que así es como funciono. Ese es mi modus operandi. Vuelvo a caer en las mismas cosas y me siento atraída por el mismo tipo de vato porque estoy traumada por la única relación seria que he tenido. Me lastimaron, y me aterra volver a acercarme a alguien de esa forma. Maybe I should go to therapy... o a lo mejor uso este pop psychology bullshit para justificar mis acciones. Me gusta el sexo. A todos nos gusta. Nos gusta como huele, nos gustan los ruidos, la respiración, la piel. El problema es la mañana siguiente. Si no hubiera repercusiones, tu no estarías leyendo esto. El sexo casual no existe. La gente casual sí. Ojalá todo mundo tuviera una “C” en la nalga al estilo nalguita de Cabbage Patch Doll, lamentablemente es imposible distinguir de una persona a otra o mucho menos predecir cual va ser su reacción, después de tanto sudor compartido. De igual forma creo que está cabrón saber como te va afectar acostarte con alguien. Nada es seguro. Es como apostar en Las Vegas, donde el resultado ideal despues del viajecito a Sin City sería: “no gane, no perdí, pero ah... Cómo me divertí!!!"

No hay comentarios.: