martes, agosto 26, 2003

Ayer paso algo that amused the Albino Bean...
Por las tardes, si no tengo hueva, corro (more like walk) por donde vivo, y me hice amiga del señor del lugar del llenado de garrafón, porque siempre me ofrece agua cuando paso por allí, y claro que no se lo niego sobre todo si estoy corriendo con este calorcito. En una de nuestras primeras pláticas me pregunto que si yo era esposa del gringo; y yo con mis experimentos continuos, le dije que si. Así que cuando voy, practica su ingles conmigo, y me ha adquirido algo de confianza, por lo mismo, anoche cuando fui a llenar mis garrafones creo que se sintió la libertad de comentarme lo siguiente:
-I hasnt see you here.
-Hmmm.... o yes, me... um no, no he salido a correr últimamente, me regalaron una perrita, y ha estado algo enfermita y la he estado cuidando.
-Oh pos si, porque no la había visto.
-Si, pero cuando ya se mejore por aquí me verá de nuevo.
-A pos no lo vaya a dejar eh.
Al finalizar este comentario me miró de arriba para bajo, pero no en una manera libidinosa, si no en manera de “si, no lo vayas a dejar, porque estas gorda eh”
Me hizo reír tanto esto, porque si, si estoy gorda, por eso corro, no? Pero porque este hombre con cuerpo de Sr. Botija, piensa que tiene derecho a criticar mi cuerpo, cuando obviamente el no tiene ni la más mínima intención de convertir su cuerpo en un templo, o mucho menos ponerse a correr conmigo.
En fin, así son los hombres, piensan que como hembras es nuestra obligación estar bellas en todo momento, pero ellos pueden verse como algo que vomito un gato, más no nos debe importar.
Más respeto Sr. Botija, after all... am I not the upstanding gringo’s wife?

No hay comentarios.: