lunes, junio 23, 2003

Bueno, pues ya sucedió. Este fin de semana me cambie a lo que será mi nuevo hogar. Mi minúsculo carro parecía que de descosería por todas las cosas que llevaba dentro y no era ni la mitad de mis pertenencias. Ese domingo, estaba tardándome todo lo que podía en empezar a empacar. En realidad fue algo queme sorprendió, debería haber estado tan emocionada que a las 8 de la mañana ya estuviera en camino a mi casita, pero eran las 6 de la tarde y estaba viendo por enésima vez "Mr. Holand's Opus". Al parecer era más importante para mí este melodrama de un maestro de música, que mi propia vida. Después de un momento de ponderar eso caí en la realización de que me estaba tardando porque no lo quería hacer, pero no por hueva, pero porque no me queria ir de mi casa. Nunca pensé que lo diría, pero me dio tristeza irme del lugar que me había visto crecer, aunque yo sé que solo me fui 30 minutos al norte, y que puedo volver a visitar cuando yo quiera, pero thats just it "visitar"; ya no soy parte de ese hogar. Con todas sus locuras, pero lo voy a extrañar. La casa a donde me voy no huele igual. Nadie me va despertar el domingo a las 6 a.m. con música de Chicoche. Nadie me mirará con desapruebo porque anoche llegue a las 4:30.... aunque todas estas cosas me hagan falta en un punto, no me van a impedir tratar de hacerlo yo sola, que es algo de lo que pienso que soy perfectamente capaz. Aunque las lagrimas en mis ojos talvez indiquen diferente....

No hay comentarios.: